El trigo es, junto al maíz y el arroz, uno de los cereales más consumidos en el mundo. Un alimento básico en la dieta de más de un tercio de la población mundial. Te contamos las aportaciones de la mejora del trigo en la transformación y el consumo.

Aportaciones de la mejora del trigo en la transformación y el consumo

Nuevas demandas

Las variedades adaptadas al segmento de la población celíaca o el desarrollo de trigo blando ecológico son ejemplos de cómo el sector obtentor contribuye a dar respuesta a la demanda de los consumidores en el sector panadero.

Mayor trazabilidad

Mayor visibilidad del origen de los productos y de su producción. El uso de semilla certificada permite asegurar la estandarización y la trazabilidad de la harina panadera, dando respuesta a la creciente demanda por parte de la población.

Contención del precio del pan

La mejora vegetal y, en particular, el aumento del rendimiento del trigo, han permitido contener el precio de la harina y en consecuencia el precio de los productos panaderos.

Mejora de la calidad del gluten

Las variedades mejoradas presentan un mayor contenido y calidad del gluten. Además, cuentan con una mejor tolerancia a la fermentación y han permitido la reducción del uso de aditivos para conseguir calidades óptimas en la planificación.

Ahorros en el sector harinero

La falta de innovaciones hubiera supuesto un sobrecoste mínimo anual asociado al transporte de trigo de entre 9,5 – 14,4 M€. También, hubiera supuesto un extracoste, asociado al transporte de trigo, de entre 4,6 – 6,8€/toneladas de harina. El incremento de la producción ha permitido contener los precios de la harina, manteniendo los ingresos y los puestos de trabajo del sector.

Más información aquí