Pan ecológico, artesano y con vida

La diferencia del pan ecológico con el pan convencional empieza con el cultivo del grano de cereal, que no utiliza productos químicos de síntesis, herbicidas etc.
El pan ecológico puede hacerse con harina blanca, a la que se le ha extraído el salvado y el germen o harinas integrales. La harina integral contiene el salvado y el germen y  vitaminas.
Las harinas de producción ecológica no han sido tratadas químicamente ni están manipuladas genéticamente, esto hace que su precio sea el doble que la harina convencional.
La levadura más utilizada para hacer pan ecológico es la levadura madre,  que es una masa fermentada que se obtiene a partir harina y agua a una temperatura adecuada y se añade a la masa en pequeñas cantidades.
Muchas panaderías ecológicas utilizan agua filtrada para el amasado.
El tiempo de reposo necesario, la humedad y la temperatura crean el milagro de la fermentación de la masa.
La mayor parte de panaderías ecológicas utilizan hornos de leña o alimentados con biomasa para el horneado.
Resultado: un pan sin prisas, lleno de nutrientes, al que se le ha añadido solamente agua, sal marina, levadura madre y…con sabor a pan.