Un buen planteamiento de producción solo puede comenzar con el empleo de una semilla certificada que asegure una óptima nascencia, un buen poder germinativo, un gran potencial productivo y una calidad homogénea de la cosecha.

 

¿Qué son las semillas certificadas?

La semilla certificada es fruto de la investigación en la mejora genética y de la tecnología. De está forma, el agricultor tiene los medios para realizar una agricultura de calidad y económicamente eficiente. Sólo las semillas de alta calidad genética son certificadas.

La semilla es el material de partida y el éxito del cultivo dependerá de la calidad de esta. Por tanto, se hace imprescindible una semilla que asegure un gran potencial productivo y buena respuesta a las diversas condiciones de siembra que se presente. En definitiva, sin una buena semilla, no será posible una buena cosecha. En este sentido, la calidad de las semillas certificadas se corrobora mediante inspecciones de campo y análisis de laboratorio realizados por personal técnico especializado.

 

Ventajas de la semilla certificada

Ahorro: menor dosis de siempre y menor tiempo en la presentación de la semilla

Rendimiento: Asegura tu producción y mejora tu cosecha

Calidad: Certificado oficial y pureza varietal

Asegura el futuro de la agricultura: las nuevas variedades son garantía de progreso

Agricultura sostenible: la producción de semilla certificada incluye la conservación del medio ambiente.

 

Mas información aquí