La semilla certificada es el futuro de la agricultura más competitiva: es garantía de calidad y trazabilidad. Gracias a su uso podemos mejorar el rendimiento, contribuir al progreso de la agricultura y garantizar la calidad de la cosecha. Entonces… ¿Qué asegura el uso de una semilla certificada?

  • Pureza varietal

  • Elevado nivel de germinación

  • Sanidad de la semilla

  • Homogeneidad del lote y de las propiedades de la cosecha

  • Trazabilidad del material

  • Sostenibilidad de los programas de I+D para la mejora de las variedades

 

Más información aquí