¡No te despistes! Para que un alimento pueda considerarse ecológico, es necesario que cuente con la correspondiente certificación ecológica. Es el caso de las semillas de Cereales Angora: todas nuestras variedades cumplen las normativas necesarias para denominarlas orgánicas.

Recuerda: un producto auténticamente bio siempre irá acompañado de los correspondientes sellos de garantía. Descubre más sobre este tipo de acreditación…

🌿 ¿Qué requisitos debe cumplir un alimento para considerarse ecológico?

Hace un tiempo indicábamos en el blog cuáles eran las características de un producto ecológico. También aclarábamos que no existe diferencia entre un producto “eco” y un producto “bio” u “orgánico”. En esta ocasión hemos recopilado los requisitos esenciales para que un producto obtenga la certificación ecológica.

  • Evitar químicos (pesticidas, fertilizantes, aditivos…).
  • Cultivar en terrenos en los que no se han empleado productos químicos (al menos durante tres años).
  • Controlar mediante documentación tanto el proceso de producción como el proceso de venta.

🌿 ¿Quién acredita que el producto sea ecológico?

Por ejemplo, en el caso de Cereales Angora, el organismo certificador es SOHISCERT (Sociedad Hispana de Certificación S.A.).

Se trata de la Certificación Agroalimentaria líder en el sector. Su finalidad es evaluar los productos siguiendo diferentes normas de calidad y seguridad alimentaria. Según indica la propia empresa:

En producción ecológica, la producción de alimentos ecológicos se hará a partir de ingredientes ecológicos (de origen agrario, ganadero o acuícola), limitándose el uso de los aditivos alimentarios a los recogidos en los Reglamentos de Producción Ecológica, y utilizando métodos biológicos, mecánicos y/o físicos. En la elaboración de productos ecológicos se debe de tener en cuenta diversos aspectos, como trazabilidad, separación, materias primas, etiquetado, etc.
.

Desde Cereales Angora tenemos en cuenta cada uno de los aspectos que garantizan que nuestros productos puedan acreditarse como ecológicos. Así, no aplicamos químicos, y las prácticas agrarias realizadas son respetuosas con el medio ambiente.